Las mejores ciudades en Estados Unidos para vivir sin carro

¿Cansado del estrés que produce el tráfico en tu ciudad? ¿Quieres aire fresco para respirar y comenzar una nueva vida? A continuación se mostrará una lista de ciudades para vivir sin carro en Estados Unidos. No creas que es inconcebible que el país norteamericano fabricante de reconocidas marcas de automóviles y con precios asequibles sea capaz de tener ciudades donde se puede vivir sin ellos. De hecho, vivir libre de las restricciones de los vehículos es el lema de algunas ciudades en el vasto territorio estadounidense.

Desde el momento en que decidas buscar un lugar para vivir con comodidad y sin estrés, Estados Unidos debe estar arriba de tu lista. Algunos aventureros y amantes de la espontaneidad sólo han reservado su vuelo y visa norteamericana y no han mirado atrás. ESTA visa te servirá para ingresar sin mayores inconvenientes.

¿Grandes ciudades o ciudades medianas?

Si vives en alguna de las grandes ciudades de Suramérica, ya sabes que el caos en las calles por los diferentes vehículos y el transporte público se ha convertido en rutina. Si bien al escoger Estados Unidos para empezar de nuevo se pueden considerar grandes ciudades como Nueva York, Boston o Chicago, otros problemas subyacentes a la sobrepoblación seguirán allí. Ni hablar de los elevados precios en vivienda y comida. Por estas razones, lo mejor es reducir a búsqueda a esos lugares que conjugan las ventajas de vivir sin comprar un carro.

Beneficios de vivir en una ciudad libre de carros

  • Ahorrar cantidades de dinero en gasolina y mantenimiento
  • Menos estrés
  • Menos contaminación ambiental
  • Reducción de muertes por accidentes
  • Mayor contacto con otras personas.
  • Mejora la salud física y mental, porque caminar o manejar bicicleta es un buen ejercicio para: bajar de peso, vivir más o simplemente para dormir mejor.

Estos beneficios suelen ser los primeros indicadores para declarar una ciudad como de alta calidad de vida. Sin embargo, hay otros factores determinantes para reafirmar tu decisión, como la capacidad del transporte público. Una ciudad libre de carros no implica que tampoco se utilice el metro o el bus porque siempre existirán distancias que no pueden ser alcanzadas de otra forma. Igualmente ten en cuenta la seguridad en las calles, los factores de caminabilidad, las condiciones climáticas, entre otros.

Sin más preámbulos, a continuación se presentan algunas alternativas que cumplen con los requisitos anteriores.

Arlington

Perteneciente al estado de Virginia, Arlington tiene como hermosa vista el río Potomac. Se dice que es el lugar por excelencia que escogen los funcionarios públicos de las diferentes agencias nacionales para vivir cómodamente. El sistema de tránsito público es uno de los más ordenados del mundo así que llegar tarde no será un problema. El sistema de compartir bicicleta llamado “Capital Bikeshare” cuenta también con múltiples lugares de alquiler, así como el programa de “WalkArlngton” para promover en sus residentes caminar por las rutas destinadas.

Portland

No hay duda que el clima envidiable de Portland la ubica en esta lista. A esto hay que sumarle el bajo costo de vida, la baja tasa de desempleo y la amabilidad de la gente. El éxito de sus políticas verdes se ven reflejado en la alta tasa de personas que utilizan la bicicleta para ir a sus trabajos.

Minneapolis

Ubicada en Minnesota, esta es una ciudad conocida por sus parques y caminos. De hecho, Minneapolis ha sido nombrada la ciudad con mejor infraestructura para manejar bicicleta. Además, cuenta con uno de los servicios de internet más rápidos en el mundo.

Denver

En la base de las Montañas Rocosas, en Denver se respira aire fresco. Son más de 200 parques los que se pueden disfrutar en esta ciudad. Lo más interesante es que en invierno puedes subir a las estaciones de ski como Breckendridge o Vail.

Saint Louis

La vista del río Mississippi contribuye a la imagen de Saint Louis como una ciudad tranquila. Es popular como destino para el avistamiento de aves por estar en el paso migratorio de las mismas. Asimismo, la ciudad posee uno de los mejores zoológicos, y de los más grandiosos parques de la nación. Utilizar la bicicleta para recorrer los parques y caminos se está convirtiendo rápidamente en la actividad favorita de sus residentes como alternativa para movilizarse.

Buceo en naufragios en Estados Unidos

Los barcos hundidos han sido por siempre una fuente de historia y misterio. Para los amantes del buceo, el atractivo reside en descubrir cómo los ecosistemas acuáticos se adaptan y fusionan con la irrupción de las invenciones humanas. Alrededor de todo el continente americano, el buceo en naufragios de guerras o de la época de la colonización se ha convertido en una tendencia popular gracias a la mejora de los equipos y de la creciente curiosidad por descubrir nuevos tesoros.

A este tipo de buceo se le denomina buceo de pecios. Los pecios pueden ser buques, aviones, tanques u otros vehículos que yacen en el lecho marino por varios o cientos de años. En zonas de corrientes o cerca a la costa, las plantas marinas son capaces de incrustarse en estos artefactos, convirtiéndolos en refugios para peces pequeños que pueden esconderse de sus depredadores por los agujeros de las estructuras. Para los peces grandes, los naufragios son lugares donde pueden merodear para conseguir su alimento.

Para los buceadores aficionados y expertos, es un sueño hecho realidad ser el primero encontrar un naufragio. Las largas jornadas de investigación, rastreo, entrenamiento y dedicación no bastan si aún no tienes la experiencia adecuada. En este sentido, explorar los barcos hundidos ya encontrados en América es una buena forma de empezar. Escoger un país suele ser muy fácil. Si lo que estás buscando es variedad climática, submarina e histórica, Estados Unidos es el mejor ejemplo de un territorio vasto para recorrer.

Buceo de pecios en Estados Unidos

La posibilidad de encontrarte con naufragios declarados históricos o cementerios de guerra inunda las costas estadounidenses. Asimismo, es interesante como muchos de ellos se han convertido en arrecifes artificiales siendo muy interesantes para la investigación submarina. Los siguientes son algunos ejemplos:

Florida

Uno de los lugares más famosos para el buceo de pecios es la costa, específicamente los cayos. Aunque es un naufragio de un buque de la marina relativamente nuevo (2002), el Spiegel Grove ha pasado a ser rápidamente el arrecife artificial más largo. En la misma zona también se halla el USCGC Duane (Guerra de Vietnam) que después de tres décadas en el fondo marino ya todo su casco cuenta con una gruesa capa de coral naranja.

Asimismo, se puede encontrar el portaaviones Oriskany en Pensacola que fue conocido como uno de los naufragios movidos por el huracán Gustavo en 2008. Allí se puede explorar su parte superior rodeada de manta rayas, tiburones negros y mola molas.

California

En San Diego se puede explorar la majestuosidad del Yukon. Prácticamente toda su parte interior es accesible para el buceador debido a que su hundimiento fue deliberado. Debajo del hundimiento se pueden observar los hermosos delfines nadando.

Carolina del Norte

Morehead City es la ciudad de este estado donde se encuentran tres de los naufragios más representativos del país. El misterioso USS 352 se hundió en 1942, por lo que su casco está tan oxidado que es posible ver todo su interior. Por su parte, el Spar es muy conocido por estar tan cerca de la superficie que el movimiento de las olas te desafía. Por su parte, el Papoose es el más alejado pero indudablemente donde se puede observar a los tiburones tigres en su círculo natural.

Otros naufragios

  • Cornelia B. y Grecian en Michigan
  • USS San Diego y SS Oregon en Islip, Nueva York.
  • Algol en Nueva Jersey

Consejos para todos los buceadores

  • Antes de empezar, revisa que todos los papeles para viajar al extranjero estén actualizados, incluyendo la visa norteamericana. Recuerda: obtener ESTA visa toma algún tiempo, así que debes programar tu viaje en concordancia.
  • Antes de elegir los pecios que explorarás, no olvides investigar sobre: la historia del naufragio, la legislación del país, coordenadas de ubicación, plano del lugar, la ayuda de un guía local y las restricciones de clima y corrientes submarinas.
  • Verificar el estado de los equipos de buceo.
  • Debido a la profundidad de ciertos naufragios, solo pueden bajar allí buceadores con entrenamiento especial. Algunos lugares requieren que obtengas algún tipo de certificación de tu experiencia.
  • No debes extraer objetos de los naufragios o hacer cualquier alteración. Si es un buque de guerra, ten mucho cuidado de tocar una mina o un proyectil, que pueden estar activos.