Close

mayo 1, 2020

Cruza el puente de Brooklyn y vive una gran experiencia en Nueva York

puente de Brooklyn nueva york

Cuando vas a Nueva York, seguro lo primero que piensas es en visitar la Estatua de la Libertad o ir hasta el Empire State, pero no puedes dejar de visitar esta famosa ciudad estadounidense y no conocer y cruzar el puente de Brooklyn. Lo mejor es que, hay un tour, totalmente gratis, con su versión en español, lo único es que, debes reservar con anticipación.

Este puente, el primero suspendido con cables de acero, es conocido por aparecer en películas, series, fotografías premiadas e históricas por su belleza arquitectónica neogótica y el estilo que tiene.

El Puente de Brooklyn une el distrito de Manhattan y de Brooklyn y tardaron trece años en construirlo, entre 1870 y 1883. Cuando lo inauguraron era el puente colgante más grande de todo el mundo y lo fue durante 20 años consecutivos, con sus 1,825 metros de largo y dos torres que, se elevan 84 metros por encima del agua.

Antes de su construcción, la única forma de cruzar de un distrito a otro era a tráves de un ferry por el río East, pero las lluvias y heladas junto a otros problemas, provocaban la suspensión de la ruta, de allí el ingeniero John Augustis Roebling, propuso construir el puente.

Cómo llegar al puente de Brooklyn

Si vas desde Manhattan, el acceso al puente está justo frente al ayuntamiento New York City Hall, además es difícil no encontrar la rampa de ingreso porque más de un visitante estará buscándola. Si vas en metro el más cercano desde Manhattan es Brooklyn Bridge – City Halla o el Chambers St.

Ahora, si accedes a él desde Brooklyn debes buscar la rampa de ingreso, cerca del barrio de Dumbo. Y el metro más cercano desde este lado del distrito es el York St o High St – Brooklyn Bridge. Otra forma curiosa de llegar es en el NYC Ferry.

Al comenzar el paseo por el puente debes tener en cuenta que el carril de bicicletas y de peatones solo está dividido por una franja blanca pintada en el suelo. Los peatones y corredores van por el carril sur y las bicicletas por el norte. Los caminos son estrechos, así que debes tener cuidado si las bicicletas van muy rápido. Si vas a pie trata de no cruzarte a ese carril o escucharás como te pitan.

El mejor momento para cruzar

Lo más recomendable es cruzar el puente en la mañana o al anochecer, y si eres madrugador, llegar antes del amanecer es un increíble momento para tomar excelentes fotografías sin personas en el camino. Sin embargo, entre las 9 y 10 am también es un excelente momento para cruzarlo.

Luego de esta hora si puede llegar a ser un poco agobiante, porque habrá muchas personas tomando fotos y debes caminar lento y verás pasar los tours que circulan por el carril de bicicletas.

Otro momento popular entre los visitantes es el atardecer, ya que el sol se coloca detrás de los rascacielos, y si vas caminando desde Manhattan a Brooklyn las imágenes serán hermosas. Al caer la noche el puente se ilumina, también los edificios y tendrás otra hermosa perspectiva de este ícono de la ciudad. Al momento que vayas será inolvidable y la experiencia única.

Lo que si no te recomendamos es atravesarlo al mediodía y menos si vas en verano, porque no habrá sombra que te proteja de un sol inclemente. Todo el recorrido, si vas a pie, contando las paradas que puedes hacer para tomar tus fotografías, será de 45 minutos.

Sin importar en qué sentido decidas cruzarlo de ambos lados de te encontrarás con restaurantes o atracciones cerca que complementarán tu recorrido.

Curiosidades del puente de Brooklyn

A solo una semana de su inauguración, fallecieron 12 personas por una estampida humana, luego de que se corriera el rumor, entre las personas que pasaban, de que el puente se derrumbaba. Luego de este incidente las personas no confiaban en la estructura y por un año dejó de tener la afluencia de visitantes y peatones que tenía.

Incluso los funcionarios que resguardaban la estructura, empezaron a sentir miedo, de pensar que ocurriría una tragedia. Hasta la prensa fue parte de la incertidumbre y muchos fueron los que dudaron sobre la seguridad y estabilidad del mismo.

Casi un año después de la trágica estampida, P.T Barnum decidió promover un espectáculo para devolver la confianza a los neoyorquinos y los peatones. Decidió que realizaría un desfile, donde una manada de elefantes, 21 para ser exactos, cruzarían el puente. Cuando el desfile se llevó a cabo y los elefantes cruzaron con éxito, Barnum se dirigió a los espectadores y dijo “El puente es completamente seguro”.

Desde entonces, el puente de Brooklyn de nuevo volvió a su apogeo y miles de personas lo empezaron a cruzar diariamente. Tanto que hoy en día es una de las paradas obligatorias de muchos turistas.