Close

marzo 14, 2020

Conoce el espectacular desierto blanco de Nuevo México

desierto blanco de Nuevo México

El campo de arenales de yeso más grande del mundo está en Nuevo México, y se trata del Monumento Nacional de Arenas de Blancas (Nacional White Sands). Las grandes dunas de yeso que alguna vez estuvieron cubiertas por el mar, hoy son la principal atracción de muchos viajeros y fotógrafos.

Las ondas blancas que cubren 710 kilómetros cuadrados al suroeste de Alamogordo, parecen sacadas de una película. La maravilla natural en constante mudanza y crecimiento por los fuertes vientos, sorprende a todo el que las visita. Es un destino ideal si buscas un paisaje único, este lugar emerge de la cuenca de Tularosa y hace miles de años estuvo cubierto de agua y que con el tiempo se fue secando y luego la erosión hizo el trabajo que los ojos humanos ahora aprecian.

Las dunas blancas son únicas en el mundo

Si buscas otro lugar en la tierra que se parezca al Parque Nacional Arenas Blancas, no lo vas a encontrar. No hay muchos lugares en el mundo que combinen las condiciones que recreen este desierto blanco. ¿Aún te preguntas como se formó si el yeso se diluye con agua? Bueno, estos depósitos de arena blanca se formaron ya que la zona a 2,291 metros sobre el nivel del mar, está totalmente aislada, no tienen ninguna conexión con el mar, o lagos.

Esto provoca que las pocas lluvias que se dan en el área acumulen el yeso disuelto que luego se cristaliza como selenita. Lo demás lo hace el viento, que erosiona la selenita y forma las hermosas dunas de yeso.

Lago Lucero

Si te vas al suroeste del parque, en ciertas épocas del año podrás apreciar el Lago Lucero que se forma luego de las escasas lluvias. Lo verás en la parte más baja de la cuenca de Tulorosa y poco a poco el agua se evapora y todo el yeso disuelto queda en la superficie, lo que provoca más depósitos de arena blanca. Es un sitio que deja paisajes surrealistas.

También podrás encontrar en medio de todo este desierto, el área de los bajíos alcalinos que de acuerdo a los científicos en un lecho descubierto de un lago del período glaciar ¡Fascinante!

Conocerás cuatro tipos de dunas en el Monumento Nacional

  • Dunas de domo

Son montículos de arena que alcanzan hasta los 30 pies y son las primeras en formarse a favor del viento.

  • Dunas Lunadas (barjanes)

En las áreas de fuertes vientos y con limitado acceso al agua, es donde mayormente las encontrarás y tienen forma de media luna.

  • Dunas transversas

Las hallarás en zonas con bastante arena, se unen con las dunas lunadas y forman colinas largas.

  • Dunas parabólicas

Están en las orillas del campo de dunas y con las plantas sujetando los extremos de las lunadas invierten su forma.

Explorar las dunas blancas es un espectáculo

Viajar en coche para conocer el Monumento Nacional de Arenas Blancas inicia en el centro de visitantes, a 13 kilómetros del corazón de la cuenca de Tulorosa. En el camino observarás señalizaciones para que interpretes la historia del parque, podrás ver diferentes salidas para que estaciones y explores las dunas a pie, incluso puedes sentir el yeso descalzo, porque no se pone caliente.

Elige uno de los tres senderos

Cuando llegas al Nacional White Sands en Nuevo México puedes optar por caminar en el auto dirigido sendero de las dunas, que se forma naturalmente y va por toda la orilla del arenal, podrás observas las plantas y los animales que han hecho de este lugar su hogar.

También tienen el Interdune Boardwalk, y se trata del paseo entablado entre las dunas, que pueden recorrer personas en silla de ruedas, al final del sendero llegarás a la cumbre de una pequeña duna.

Por último, está el sendero Alkali Flat, que te conducirá 3,5 kilómetros por todo el corazón de las dunas de yeso y terminarás en el lecho que dicen existe desde el período glaciar.

Como todo desierto, también encontrarás una fauna y flora característica. Aunque es poca la vegetación que sobrevive a los arenales hay ciertos arbustos que se han mantenido con el tiempo. Los animales son en su mayoría del tipo que vive en madrigueras, debajo de la tierra y hay que tener buen ojo para verlos ya que, casi siempre se pueden camuflar muy bien con el color de las dunas.

Algo muy importante es que el día que decidas conocer las arenas blancas, ten en cuenta llevar mucha agua, porque no hay en todo el camino a estás. Lo ideal es informarse correctamente en el centro de visitantes, además en él verás objetos geológicos, historia y hasta un diorama que explica cómo se forman las dunas.

Allí mismo sabrás que actividades tienen disponibles los guardaparques que generalmente ofrecen en el verano e incluyen charlas, caminatas y hasta brindan el servicio de caravanas de automóviles hasta Lago Lucero, de forma mensual. Si planificas tu visita, seguro no vas a arrepentirte.