Close

marzo 14, 2020

Driftwood Beach en la isla Jekyll te transporta a un mundo surrealista

Considerada como una de las playas más románticas en Estados Unidos, Driftwood Beach, es un escape surrealista, con su paisaje característico de madera flotante formado por la erosión de décadas. ¿Por qué se observan troncos y árboles secos por toda la costa? Porque hace mucho tiempo este precioso lugar en la isla Jekyll fue un bosque marítimo.

A la vista es todo un espectáculo ¿Y cómo no? Si al llegar aprecias pinos y robles retorcidos y secos por toda la costa, algunos parecen estar allí a propósito y no porque la naturaleza los destinó a crecer en ese lugar, otros árboles pueden verse totalmente expuesto y los más extraños parecen que están despertando y se van asomando entre la arena y el agua que los rodea.

Los viajeros y amantes de la playa ahora visitan este espacio en Georgia para disfrutar de una tarde soleada y un buen picnic acompañados de sus seres queridos y deleitándose de una de las mejores vistas que tiene Estados Unidos.

Un aspecto creado por el tiempo

Los expertos han explicado que el hermoso y extraño paisaje de Driftwood Beach es causado por la erosión de miles de años que se produce en el norte de la isla. Sin embargo, ahora los troncos secos que viene dejando la erosión al hacer incapaz al suelo de soportar a los árboles, son la mayor atracción de los fotógrafos.

Si decides visitar Driftwood Beach en Jekyll Island, debes saber que siempre es un buen momento para ir, pero si pregunta ¿Cuál época del año es realmente la mejor? Debes consultar en las páginas oficiales, que encuentras en los buscadores de Internet, cuando hay mareas altas o bajas, porque al estar la marea alta el acceso a la playa se hace mucho más complicado.

Llegar a Driftwood Beach es muy fácil

La playa está al norte de la isla Jekyll. Si eres un viajero que solo quiere disfrutar de ella, la mejor opción para llegar es ir recto por Ben Fortson Parkway hasta la rotonda, luego de que ya hayas llegado a la isla, de allí solo sigue las señalizaciones, pasa la Villas by the Sea Resort y encontrarás el estacionamiento de Driftwood Beach y los senderos que te llevan a la orilla.

Disfruta de todo un día en Driftwood Beach

Cuando llegas por primera vez a la playa de troncos secos, en Georgia, increíble no define lo increíble que es el lugar. Puedes pasar la noche en el área de campamento cerca de la playa, exactamente al otro lado de la carretera, y así disfrutar no solo del día soleado, sino también del amanecer y las estrellas que se aprecian en la noche.

A media milla del campamento se encuentra el sendero que te lleva a la playa con sus tonos marrones, de tanta madera muerta en la orilla. Podrás ver los troncos secos, mojados, algunos cubiertos de pequeñas vegetaciones marítimas, junto a la arena gris y los cielos azules, perfectos para crear los mejores recuerdos.

Puedes tardarte hasta una hora caminando por toda la playa si buscas apreciar cada detalle del liquen o los hongos que crecen en los troncos y hasta algunos toques de color, como las bayas rojas que crecen en ciertas zonas y aunque combinan con el paisaje, parece que no pertenecen allí al tener un color tan brillante y destacar con su rojo vibrante entre tantos tonos oscuros.

Si te quedas a pasar la noche, observar cómo se oculta el sol y se visualizan las estrellas en el cielo es otro de los espectáculos que te ofrece Driftwood Beach. ¡Quedarás cautivado!

Y no puedes olvidar levantarte temprano para disfrutar del amanecer, los tonos naranjas y amarillos, en contraste con el agua, la arena y los árboles secos conforman una de las mejores escenas naturales de toda Georgia.

Driftwood Beach Jekyll Island

Conoce toda la isla Jekyll

Driftwood Beach es parte de la Isla Jekyll, en la costa de Georgia y es una de las islas doradas del estado, dirigida por organismos autosuficiente y autónomo. Esta isla es muy poco conocida, pero esconde grandes maravillas turísticas.

Y es que, este pequeño lugar fue habitado en primera instancia por indios, que cazaban y pescaban en la isla, hasta que llegaron los exploradores franceses en el siglo XVI. Desde ese momento Jekyll se convirtió en área exclusiva y solo “los más ricos tenían acceso a ella”. Hoy en día es un parque estatal protegido, accesible para todos y es el hogar de mil residentes, además conserva construcciones de la época para recordar sus inicios.