Close

junio 30, 2018

¿Estás listo para una escapada musical a los Estados Unidos? Te presentamos los mejores festivales musicales del país

Estados Unidos es un país gigantesco y con una de las industrias culturales más poderosas del mundo, no en vano, al menos el 80% de las películas que están en la cartelera mundial son producidas en Hollywood y la mayoría de los artistas musicales que admiramos y queremos nacieron justamente en los Estados Unidos.

No obstante, cualquier industria que se precie de sí misma, necesita un circuito de festivales importante que le permita a los artistas emergentes darse a conocer, y los melomanos de todo el mundo la posibilidad de ver a sus estrellas favoritas en vivo en un ambiente totalmente distinto al de un recital tradicional.

Los norteamericanos son maestros del ‘bigger, louder, better’ y por eso muchos de los mejores festivales del mundo nacieron en su país, aunque celebraciones como Lollapalooza e incluso Woodstock han empezado a internacionalizarse, la versión original tiene lugar en el país de las barras y estrellas.

Atención con los documentos

A menos que seas ciudadano canadiense, es un hecho que necesitarás una visa para ingresar a los Estados Unidos. No obstante, es muy probable que si tu documento de viaje fue expedido por cualquiera de los países que hace parte del ‘Visa Waiver Program’, conocido en español como Programa de Exención de Visas, puedas obtener tu permiso de entrada de manera electrónica, lo que de hecho, es un trámite muy sencillo.

Teniendo en cuenta los estándares de vida y los diferentes acuerdos comerciales y políticos, el Departamento de Estado ideó un procedimiento conocido internacionalmente como Visa ESTA, cuyas siglas significan ‘Electronic System for Travel Authorization’, aunque no se trata de una visa en el sentido esencial de la palabra, si no de una autorización para abordar un transporte con destino a los Estados Unidos.

¿Estás listo ya?

Basta con que hayas llenado el formulario ESTA y aguardes  que el sistema procese tu aplicación, no te preocupes por nada, se trata en verdad de un trámite que simplifica el proceso migratorio para los viajeros cuya país hace parte del Programa de Exención de Visas. Ya verás cómo contar con ESTA visa facilita mucho las cosas para que una expedición corta a los Estados Unidos no se convierta en un asunto burocrático, tanto así, que no tendrás necesidad de ir a la embajada o presentarte a una entrevista.

3 festivales musicales que no te puedes perder en tu visita a Estados Unidos

1) Festival de Tanglewood: Se trata de uno de los festivales más grandes de todos los Estados Unidos, de hecho, es también uno de los más antiguos, viene celebrándose desde 1936 y suele ser liderado por lac Orchestra, no se trata sólo de un festival de música de cámara. De hecho artistas como Joshua Bell han figurado en su cartel, que atrae en promedio a 350.000 personas año tras año.

2) Coachella: Aunque se celebra recién desde 1999 en la región de Indio, en California, su fundador es Paul Tollet, lo cual es una garantía casi segura de la calidad del cartel del evento año tras año. Tal es su popularidad que Roger Waters, Oasis, Dr. Dre, NIN, The Prodigy y Tool son apenas algunas de las bandas que han desfilado por este impresionante evento independiente de 3 días de duración.

3) Ozzfest: Si eres fanático de la música pesada, también hay una propuesta para ti. Desde 1996 el famoso músico Ozzy Osbourne organiza su propio festival desde que los organizadores de Lollapalooza le negaron su participación en el evento. Aunque la última vez en que se celebró fue en 2008, se rumora que se está planeando un relanzamiento completo del festival.

Si estás listo para viajar y tu pasaporte y tu ESTA USA están en la mochila, no hace falta que te preocupes por nada, prepárate para hacer parte de cualquiera de los festivales que pululan en los Estados Unidos. Es muy importante que consideres las políticas norteamericanas con respecto al uso y posesión de algunas sustancias controladas de uso recreativo que suelen asociarse a este tipo de eventos, un desliz podría convertirse en un verdadero dolor de cabeza.