Close

febrero 20, 2020

Fly Geyser: Un error humano que cautiva con sus colores

Fly Geyser

En Nevada, el Fly Geyser es un fenómeno casi natural que tiene características únicas e insólitas. Está en una propiedad privada, el rancho Fly y por eso le dieron ese nombre al géiser. Hasta hace poco el acceso a este sitio era prohibido, sin embargo, desde 2016 Burning Man Project compró el lugar y ahora realizan recorridos algunos días de la semana.

El contacto que tendrás con la naturaleza en este rancho de 3,800 acres es hermoso y se encuentra a solo dos horas al norte de Reno, en el borde del desierto Black Rock. Puedes observar el Fly Geiser y los chorros de aguas caliente que salen disparados al aire, desde un costado de la carretera cuando vas llegando.

¿Cómo se formó el Fly Geiser?

Quizás te preguntes ¿Por qué es un paisaje ‘casi’ natural? Y la razón es que, su origen lo causó el hombre. En 1916 realizaron perforaciones en la zona para buscar agua y poder fertilizar la tierra para la agricultura, sin embargo, hallaron un acuífero termal con aguas que superaban los 200 grados centígrados, al no servir el agua para lo que querían, decidieron taparlo.

Luego en 1964 una compañía de energía geotérmica buscaba agua caliente y perforó en un sitio cerca, aunque encontraron agua no era lo suficientemente caliente y volvieron a sellar el pozo. Sin embargo, no se sabe si el sello no se mantuvo o que no sellaron bien, lo cierto es que de una u otra forma eso dio paso a que se creará lo que hoy conocemos como Fly Geiser.

El segundo pozo que abrieron se robó la presión de agua del primero y empezaron a salir chorros de agua caliente, la naturaleza entró en acción y se fueron formando conos que han estado creciendo por más de 50 años, de donde sale el agua.

Lo que lo hace aún más característico es que por la combinación del carbonato cálcico de las rocas las algas termófilas se ha creado un espectro alrededor que le da una forma singular y colores únicos en tonalidades verde, naranja y rojo que crean todo un espectáculo a la vista.

como se formo el Fly Geiser

Solía tener tres salidas de agua

Fotos viejas de Fly Geiser muestran tres boquillas perfectamente alineadas como montañas una al lado de la otra, incluso solían decirle ‘Tres hermanas’, pero en cierto momento decidieron usarlo para la práctica de tiro y al dispararle cambio de forma que, aunque se sigue viendo hermoso es por eso que se mantiene en constante cuidado para mantenerlo preservado.

Una experiencia única

Para poder hacer un recorrido al Fly Geiser se debe contactar al centro de visitantes de Friends of Black Rock-High Rock. Son los encargados de supervisar los 1.3 millones de acres de tierras desde que Burning Man Project adquirió el rancho. El viaje desde el centro de visitantes hasta el Fly Geiser dura unos 30 minutos. Durante el recorrido te darán información sobre la propiedad, el paisaje y lo que planean para el futuro del lugar. También aprenderás sobre la flora y fauna, además de los recursos naturales.

Antes de llegar al destino caminarás por un pasto alto, e incluso dicen que tengas cuidado con las garrapatas. La empresa que realiza la caminata guiada pide guardar los celulares hasta que llegas al Geiser para conectarte con la naturaleza y disfrutar de lo que te rodea.

Cuando llegas los colores que provocan las algas termófilas te asombran, tan vividos que hacen ver al geiser como de otro planeta. Cerca verás diferentes pozos con agua. También una instalación de arte de Matthew Shultz, llamada Pier.

Sus hermosas aguas termales

Al menos 100 piscinas hay en la propiedad del rancho Fly, con unas dos docenas de manatiales. Van desde pequeños al tamaño de piscinas para 300 personas. Anteriormente, los residentes de la zona entraban a escondidas al rancho para poder darse baños en ellas, pero no está permitido.

Principalmente lo prohibieron por razones de seguridad. Además, están realizando estudios del ecosistema para protegerlo correctamente a largo plazo. El Burning Man Project espera poder habilitarlo para que en el futuro las personas puedan disfrutar de las piscinas naturales y sus aguas cristalinas.

Puedes hacer tu aporte para su preservación

Un dato curioso del paseo por el Fly Ranch es que de vez en cuando crean actividades que involucren al público para su preservación. A veces permiten que las personas puedan acampar en el rancho a cambio de ayudar a cuidar las tierras. También buscan voluntarios para liderar las caminatas a través de la naturaleza del lugar.

Lo más importante es que las personas que lo visitan no dejen basura y recojan todo lo que lleven consigo para cuidar el ecosistema de Fly Geiser. Y si ve algún objeto que no pertenece a ese terreno puede recogerlo y seguir contribuyendo al cuidado de este lugar que, aunque nació de un accidente humano la naturaleza se encargó de convertirlo en una maravilla.