Close

abril 4, 2019

Pasar nuestras vacaciones en prisión puede ser una opción divertida

Sin lugar a dudas viajar a USA puede convertirse en la aventura de nuestra vida, sin embargo, nadie en sus cabales podría encontrar apetecible la idea de hacer una visita a la prisión en uno de los países con el sistema penitenciario más saturado del mundo ¿o quizás sí? Piénsalo dos veces antes de responder si tu próximo destino es San Francisco, porque podrías llevarte una agradable sorpresa.

Probablemente ya sabes que estoy hablando de la famosa penitenciaría de Alcatraz, una prisión federal emplazada en la isla homónima y que estuvo abierta desde 1934 hasta 1963. No obstante, lo que no sabes es que está abierta al público y que incluso puedes recorrer sus barracones y experimentar de primera mano lo que sintieron prisioneros famosos como Al Capone y Robert Straud.

Sacando visa para ir a prisión

Porque estoy seguro que no querrás permanecer en prisión más de una tarde, es importante que antes de comprar tus boletos aéreos y organizar tu viaje a los Estados Unidos, tengas lista toda la documentación de viajes necesaria. Si naciste en cualquiera de los 37 países que hace parte del programa de exención de visados, no tendrás ni siquiera que concurrir a la embajada, sólo tendrás que llenar el formulario ESTA, y esperar a que el Departamento de Estado analice tu aplicación y decida si representas o no una amenaza para el país.

Si todo está en orden recibirás tu Visa ESTA en el correo electrónico, no obstante, tienes que saber que la Visa ESTA, no es nada más que una autorización electrónica de viaje, razón por la cual aún habiéndola obtenido, el ingreso a los Estados Unidos podría serte negado de forma discrecional en la frontera. Suena un poco injusto, pero no hace falta preocuparse de más, las estadísticas oficiales aseguran que el 99% de los portadores de la ESTA visa entran en el país sin experimentar ningún tipo de inconveniente.

Visitando la prisión de Alcatraz

1) ¿Dónde tomar el barco?: Lo primero que deberemos hacer una vez estemos en San Francisco, es dirigirnos al muelle número 33 del embarcadero de Fisherman’s Wharf, uno de los sitios más lindos de la ciudad por cierto. Desde allí salen las embarcaciones que nos llevarán a la isla en cuestión de un cuarto de hora. Si usas un poco la imaginación, incluso podrás imaginarte la sensación que experimentaron los prisioneros que pasaron por exactamente el mismo lugar que tú décadas atrás.

2) ¿Qué vamos a ver?: Si no hablas inglés no te preocupes, el recorrido incluye una audio guía muy completa que cuenta en perfecto español la historia de los protagonistas verdaderos de la prisión de Alcatraz. La narración está basada en cuatro funcionarios de prisiones que vivieron allí con sus familias y en cuatro prisioneros. Serán ellos quienes te cuenten lo que pasaba en cada uno de los espacios del complejo petinenciario.

3) Valores de la entrada y horarios: Dependiendo si vas en el día o durante la noche el billete tendrá un precio diferente, sin embargo, es mucho más aterrador visitar las instalaciones de esta antigua prisión en horas sin luz natural. El valor del boleto para los adultos oscila entre los 38 y los 45 dólares y los niños menores de 4 años pueden entrar completamente gratis.

4) Algunas películas se grabaron aquí: Quizás recuerdes alguno de estos títulos o varios; La Fuga de Alcatraz, La Roca, El hombre de Alcatraz o Prisioneros de Alcatraz, en todos ellos se describe de manera breve e imprecisa la vida en esta isla anclada en plena bahía de San Francisco, te garantizo que la visita en persona te hará sentir completamente desengañado de las ficciones de Hollywood.

5) Un dato histórico que debes tener presente: Hubo catorce intentos de fuga de la prisión, sin embargo, el más importante de todos tuvo lugar en 1962 cuando Frank Morris y los hermanos Anglin consiguieron huir de la isla en una balsa, sus cadáveres nunca se encontraron y un año después la prisión cerró, presuntamente porque la corrosión había elevado mucho los gastos de mantenimiento del edificio.

Si tienes tu visa ESTA y tu pasaporte a mano, mantente alejado de los problemas, te garantizo que aunque Alcatraz cerró, los norteamericanos estarán felices de alimentar su congestionado sistema penitenciario con tu vida.