Close

febrero 3, 2020

¿Qué hacer si vas a Asheville, Carolina del Norte?

Asheville, Carolina del Norte

No te arrepentirás si tu próximo destino vacacional es Asheville, en Carolina del Norte. El paisaje no solo te dejará boquiabierto, te hará vivir una experiencia única que hará vibrar todos tus sentidos.

¿Y cómo no? Si encuentras las montañas Apalaches, el colorido jardín botánico con más de 500 acres de hermosa vegetación. Sin olvidar ¡nunca! El legado artístico o los edificios históricos que también son visitas obligadas.

Asheville es otra de esas ciudades con encanto sureño que se conjuga perfectamente con el ambiente de montaña. Ubicada en un valle de la cadena de los Apalaches está llena de muchísima historia, entre ellas que antes se llamaba Morristown y se lo cambiaron a Asheville por Samuel Ashe, quien fue gobernador de Carolina del Norte.

Los turistas tienen mucho para descubrir, más allá de los inmensos paisajes tiene un centenar de estudios y galerías de arte, una gastronomía que enamora y cerveza artesanal de talla mundial. Es de esas ciudades que luego de visitarlas no vas a olvidar, se te hará imposible no recordar la arquitectura de la ciudad con este toque art déco, la energía que emanan las tiendas y los restaurantes característicos, será un viaje acogedor y lleno de muy buena vibra.

¿Aún tienes dudas? O ¿no sabes porque lugar empezar tu recorrido cuando vayas?, te dejamos una lista de los lugares más turísticos y aquellos que son una parada obligada en la ciudad al oeste de Carolina del Norte.

Cinco sitios turísticos en Asheville

Monte Mitchell

Excelente para los turistas aventureros y que les encanta la escalada. Los montes Apalaches junto con el monte Mitchell conforman el pico más alto con 203 metros, lo que lo hace una de las características más destacadas, no solo de la ciudad sino del estado.

Te preguntarás ¿Por qué fue nombrada Monte Mitchell? Bueno, recibe ese nombre por Elisha Mitchell ya que fue quien subió y midió la montaña, incluso murió cerca de las cascadas que hay en la zona cuando buscaba verificar la medición.

Vale la pena vivir la experiencia, es única. Hoy en día ascender la montaña es mucho más fácil que en la época de Mitchell, ya que hay un sendero de siete kilómetros fuera de la carretera Blue Ridge y otro sendero para ascender la montaña de 298 metros.

Los árboles frondosos te deleitan en el camino, la vida silvestre, incluso las flores y diferentes frutas que crecen en la zona, llamarán tu atención. En lo más alto está la tumba de Elisha Mitchell una plataforma para observar el paisaje.

Jardín Botánico, o el arboreto de Carolina del Norte te dejará sin palabras

Tiene 700 acres y además supervisa 210 acres de bosque preservado. Blue Ridge Quilt, Cliff Dikinson, Heritage y Plant Professional Landscape son algunos de los jardines que component este lugar.

Cuenta con senderos para caminar y andar en bicicleta. La colección que tienen de bonsáis es deslumbrante, al igual que la plantación de acebos y el arroyo. Para ingresar al jardín la entrada es gratuita, aunque el estacionamiento no. Sin embargo, vale la pena disfrutar de los maravillosos paisajes que ofrece, muchas parejas lo prefieren para realizar sus bodas y los resultados fotográficos son increíbles.

Vive la experiencia del Urban Trail

Tres kilómetros de sendero es lo que conforman el Urban Trail de Asheville y atraviesa todo el centro. Fue construido a través de donaciones y voluntarios con la ayuda de empresarios que querían fomentar la cultura y arte de la ciudad y al mismo tiempo mejorar la calidad de vida de los residentes.

El recorrido tiene cinco secciones autoguiadas señaladas con marcadores de granito: la pluma representa la “edad chapada en oro”, la herradura ilustra el periodo de expansión, el ángel es el símbolo del legado de Thomas Wolfe, la etapa del orgullo cívico está representada por el juzgado y el águila equivale a la era de la diversidad.

Cascada Sliding Rock

Uno de los fenómenos naturales más hermoso que existe, consiste en una cascada que asemeja un tobogán de piedra de 18 metros y culmina en una piscina natural, que tiene alrededor de dos metros de profundidad, si lo visitas, la experiencia cambiará tu vida.

Aunque no lo creas es un lugar muy popular entre los turistas aventureros y si llegan en verano es perfecto para refrescarse. Cuenta con plataformas de observación y también un estacionamiento.

El lugar, sin duda, parece todo un complejo, porque con el tiempo han adaptado escaleras y barandillas que facilitan el acceso y el ascenso a la cima de la cascada. Incluso cuentan con guardavidas, vestidores y por supuesto sanitarios.

World Coffe Café

Así no te guste el café debes visitar este sitio lleno de historia ya que su construcción es de 1920, según los historiadores y era conocido como Flatiron Building. Como está ubicado en la terraza de un edificio brinda una perspectiva de Asheville totalmente única.

¿No sabes dónde queda? En la esquina del parque Battery y de Wall Street en todo el centro de la ciudad. En el edificio donde se encuentra funcionan alrededor de 60 negocios totalmente variados que harán que tu visita sea inolvidable.