Close

febrero 21, 2019

¿Te has preguntado alguna vez como viven los esquimales?

En algunas regiones de los Estados Unidos, hay una comunidad que desde siempre ha despertado la curiosidad no solo de antropólogos, sino también de viajeros y turistas de todo el mundo. Si bien no existen excursiones oficiales que te lleven a sus territorios y te permitan experimentar su forma de vida, en este artículo te contaremos algunos aspectos generales de su cultura que te permitirán acercarte un poco.

Aunque se trata de un pueblo hospitalario y que hay muchos casos documentados de viajeros que consiguieron alojarse en su compañía, no es recomendable bajo ninguna circunstancia que te aventures por tu propia cuenta a buscarlos en medio de Alaska, después de todo, aunque los encuentres y lleguen a ofrecerte posada, las temperaturas a las que está acostumbrada esta cultura, van hasta los -50 grados centígrados.

Atención con los documentos

Si estás pensando en pasar una temporada turística en Alaska, es mejor que te prepares como si fueras a ir al Apocalipsis glaciar mismo, eso sí, para que no te arruinen el viaje antes de que comience, mejor asegúrate de tener resuelta tu situación migratoria. Si tu país está exento de visa lo primero que debes hacer es llenar el formulario ESTA, responder todas las preguntas para que la aplicación online compruebe tus datos y esperar a que te envíen tu Visa ESTA al correo electrónico.

Si es tu primera vez de visita en los Estados Unidos y no sabes que es la Visa ESTA, tienes que saber que se trata simplemente de un procedimiento de visado abreviado que se diseñó para controlar el perfil de los viajeros que ingresan al país desde cualquiera de los 37 países que cuenta con exención de visado. Sin embargo, es importante que sepas que este documento no te autoriza a hacer trabajo remunerado, sólo a viajar con fines turísticos.

La ESTA visa, es simplemente una autorización de viaje que deberás presentar en el momento de abordar un avión con destino a los Estados Unidos y aunque sobre el papel el funcionario de migraciones podría negarte la entrada, de acuerdo con las estadísticas presentadas por el propio Gobierno, un 99% de los viajeros ingresa al país sin inconvenientes.

Cinco cosas que tienes que saber sobre los esquimales

1) Evidentemente no son vegetarianos: Si eres vegetariano, ir a la búsqueda de este pueblo habituado a la vida de mar no es la mejor idea del mundo. A menos que estés en la capacidad de cargar kilos y kilos de alimentos contigo, terminarías obligado a comer carne de pescado, foca y ballena. De hecho, no hay vegetales ni legumbres en la dieta de los esquimales originales.

2) 24 horas de luz y 24 horas de oscuridad: Dependiendo la época del año en que te encuentres en su territorio, podrías tener la fortuna de vivir un día de 24 horas de luz, o el infortunio de padecer una noche de 24 horas. Considéralo con atención, no es una forma fácil de pasar unas vacaciones.

3) Los iglús solo se usan en el verano: Aunque se trata de una de las soluciones arquitectónicas más interesantes de todo el mundo, a una temperatura de -50 grados centígrados se requiere mucho más que nieve para mantener el calor aislado. De hecho, los esquimales utilizan madera y turba para construir edificaciones con mejores propiedades aislantes que los tradicionales iglús y allí pasan sus invierno.s

4) Diversidad lingüística: Prácticamente cada pueblo esquimal tiene su propio dialecto, sin embargo, en general las comunidades Inuit de Alaska hablan un idioma conocido como inupiaq, que dentro de la categorización lingüística mundial es parte de las lenguas esquimo-aleutiana. Pese a que sus facciones parecen orientales, lingüística y genéticamente, está demostrado que el origen de estos pueblos es europeo.

Si ya estás preparado para iniciar una expedición a lo más profundo de Alaska, solamente asegúrate de tener ropa lo suficientemente abrigada para soportar el clima extremo de esta región de los Estados Unidos. Puedo garantizarte que a menos que hayas nacido en Siberia, los desafíos físicos que recibirás pondrán a prueba todo lo que creías saber de ti mismo y de la naturaleza.